BRILLAR CON LUZ DE OTRAS ALMAS

Por: Joe Rude

Frecuentemente, a la hora de juzgar el talento, se anteponen críticas hacia, por ejemplo, el género de la persona o su vida privada, dejando de lado la obra del sujeto, objeto del juicio.

A la artista que mencionaré, así le ha pasado. Sin embargo, eso no ha impedido que siga demostrando que tiene capacidades para hacer las cosas. Ella es Joss Stone, una muñequita más en el mercado musical que se cree hecho y dominado por hombres.

No obstante que su estética es de niña fresa, si quieren, “popera” y de propuestas artificiales, está dotada de una gran voz. Muy buena cantante y muy joven, se ha ganado un nombre al trabajar con artistas de la talla de Mick Jagger y Demian Marley (en el proyecto Superheavy).

Con todo ello, no satisface a mis oídos melómanos el hecho de que todo lo que hace, por grande que sea, ya alguien más lo hizo: ha elegido un género bastante interesante, el Soul, del que Stone siempre ha sido fanática desde sus quince años, idolatrando a Aretha Franklin, y decidiendo seguir su modelo. Eso está bien, muy bien, pero si hiciera música suya con esa ideología, para mí sería muchísimo más respetable.

Todo esto lo menciono porque ya está aquí Soul sessions 2, un disco muy bien hecho, una producción impecable donde ella suena en todo su esplendor. No es para menos, le está yendo muy bien con sus ventas, con Superheavy y con la nueva gira para presentar este nuevo material. Lo que no me termina de convencer es que todo el álbum (once tracks) son covers de bandas icónicas hechos a su manera y capacidades, como:

1.Got the blues (Jagger, Richards)

2.Teardrops (Cecil Womack)

3.Sideway shuffle (Tim Renwick)

4.The high road (Broken bells)

Resultan ser versiones actuales de estos temas legendarios (donde curiosamente no figura Aretha Franklin, su ídolo) con una interpretación impresionante pero que no dejan de ser covers. Joss podría hacer lo suyo sin dificultad alguna, tal vez es que vende más esas canciones que si hiciera las propias y que quien le maneja haya encontrado así una fórmula ganadora, o tener como compañeros a Mick Jagger y a un cerebro musical como Demian jr gong.

Ella viene a ser la voz femenina de apoyo y la imagen atractiva de la banda, que en este proyecto hace gala de esa potencia de su gran voz, pero no deja de ser secundaria. Ni Mick ni Marley la necesitan y, al parecer, ella a ellos sí. Por lo tanto, terminando de escuchar su disco nuevo, me queda esa sensación insatisfactoria, con ganas de más. Stone es un gran interprete que permanece eclipsada por la sombra añeja del Soul y por quienes se acompaña.

Soul sessions 2 es una muy buena selección de temas que Joss ha revivido. Esperemos que se decida a hacer su propia música y nos sorprenda con más talento que su voz. Pero se presume que prepara un nuevo material con música y temática Reggae. Espero que al menos lo escriba ella pues, adivinen quién le ayudará a hacerlo: Demian Marley el hijo de la leyenda. Tras trabajar juntos en Superheavy, han decidió hacer un nuevo disco. Mientras tanto, revivamos los clásicos en una voz fresca, potente y limitada.


In music we trust!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>