UN RECORRIDO POR LA GALERÍA VIRTUAL DE JOHN CLANG

Por: David OM

John Clang es, afortunadamente, un artista prolífico. El origen de su nombre de batalla circula por todo el Internet. Es un héroe en dos continentes: radica y trabaja en Singapur y Nueva York alternativamente. Cuando uno mira su trabajo sabe que lo que retrata es urbano, no importan las coordenadas.

Ha expuesto su obra en ambos lados del océano en ya numerosas ocasiones, y también se puede apreciar su trabajo en muchas campañas publicitarias de productos por demás disímbolos.

Su creatividad es deleitable: experimenta con los métodos, los materiales y las técnicas, pero su calidad no es en modo alguno casual: sabe de la luz, del encuadre, de los filtros. También sabe de las posibilidades de los materiales y los enfoques, los trucos, como un joven Méliès –tan de moda hoy en día–, y su obra vivifica al ojo espectador.

Recorrer la galería virtual que John tiene en su página web es tan divertido y alimenticio como visitar una de ladrillo y cemento. Hay múltiples salas, una lleva a la siguiente, como en un recorrido “real”. Hay incluso una donde el artista deja un testimonio en video de su proceso creador.

De la serie Self reflection, vemos grabaciones de cómo realizó esas imágenes de una calidad tan extraña: sobre fotos recortadas que muestran animales en ambientes artificiales, Clang tomó fotos a la gente de la ciudad. El montaje es tan real como esas ampliaciones que encontramos en las calles, por donde uno mete la cabeza y le presta el rostro al figurín. John llevó la fotografía a la calle, literalmente, no sólo la cámara, o no sólo en sentido figurado. Y la usó para tomar más fotografías.

Clang fotografía, revela, imprime y ¡rompe las fotos! Entonces… las recompone, las rearma, y la imagen que devuelve es nueva. Un principio muy básico, elemental, casi infantil y, sin embargo, asombroso. Los rostros, las calles, la gente, en una realidad rota, refraccionada, provoca esa extraña sensación cerebral que es un gusto al contemplar una obra artística.

Al final de la galería está la declaración de principios de John que si fuera en un lugar geográfico, estaría tal vez a la entrada, impreso en un gran pánel. Si tal fuera el caso de su ubicación, no habría confusión: eso que dice Clang que retrata es lo que hay en la exposición. No hay retruécanos intelectuales, análisis sesudos. Hay cotidianeidad. Afortunadamente, recortada en las fotos con un talento que se agradece.

Además, hay una “meta exposición”, ya que podemos recorrer las exposiciones que Clang ha montado. También veremos la sala de publicidad que es muy extensa y da fe de la gran prodigalidad del trabajo de este joven observador de la vida cotidiana urbana.

Bienvenido a la exposición virtual de John Clang. Pegue en su barra de direcciones: http://www.johnclang.com y disfrute.

 

Fuentes fotográficas:

http://siongchin.com

http://culturepush.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>