HENRIQUE OLIVIERA: VISIÓN Y DIMENSIÓN ORGÁNICA

 

 

Por Pablo Silva

@pabs_garcia

La obra de este gran artista brasileño es el ejemplo predilecto de que la belleza en una pieza artística no radica en su estética, sino en su impacto. Con gran creatividad y ejecución, las esculturas de Henrique representan —de manera fantasiosa y abrumante— la intrusión de elementos orgánicos en espacios arquitectónicos modernos.

Con una carrera en Comunicaciones, Oliveira opta por rechazar todos los convencionalismos de su profesión y abraza su latente lado artístico, empezando con la pintura y poesía como primeras disciplinas. Poco a poco, la experimentación en sus procesos creativos le fueron mostrando un nuevo rango de técnicas para lograr formas de expresión únicas. Desde deformidades e irregularidades en sus lienzos hasta el uso de huecograbado, su panorama y campo de producción artística evolucionaron hasta convertirlo en el gran escultor e instalador que es actualmente.

Su principal recurso y material de trabajo es la madera. Para preparar sus instalaciones se basa en fotografías de los espacios a intervenir, sobre las que bosqueja formas orgánicas —algunas amorfas y otras referentes a raíces, ramas y vegetación—, para ubicar el concepto. Después, a partir de plástico, metal y resinas, construye el esqueleto de su escultura, el cual recubrirá y modelará con láminas de múltiples tipos de madera. El resultado: una inquietante y maravillosa composición, fuerte y contrastante, en donde protuberancias y raíces interrumpen espacios minimalistas y contemporáneos, creando un contraste único entre lo natural y lo sintético, jugando en la línea de lo real y utópico.

Su trabajo ha sido expuesto en las principales metrópolis del mundo, desde el Smithsonian Art Museum en Washington, D.C. hasta ferias artísticas en Monterrey (XI Bienal FEMSA), su obra continúa fascinando a los que tienen la fortuna de apreciarla en persona. Actualmente está trabajando en “Tridimensional”, una serie de piezas características en donde la sobreposición de la madera crea juegos geométricos hipnóticos y fascinantes. Dicho desplegado se presentará en Paris a inicios de este 2012. 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes fotográficas:

http://www.henriqueoliveira.com/

http://www.galerie-vallois.com/expositions/2011/henrique-oliveira.html

1 Comment

  • 5 agosto, 2012 at 13:16 //

    Decir que la belleza de una obra no radica en su estética , sino en su impacto, lo considero con todos los respetos, una auténtica barbaridad.
    Si lo que quieres es impacto, cubre una granada con un kilo de mierda y hazla explotar, verás que impacto !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>